La Presidenta de la Diputación de Cáceres, Charo Cordero, dentro de la campaña “De corazón” para conseguir una provincia más “cardioprotegida”, ha hecho entrega a los municipios y entidades locales menores de la provincia de 227 desfibriladores semiautomáticos para que puedan prestar los servicios previstos en materia de prevención, atención y cuidado de la salud a la ciudadanía.

Cordero recalcó “Con la entrega de los desfibriladores tendremos una provincia más cardioprotegida, estaremos salvando vidas porque la entrega de estos aparatos es una forma de prevenir” y añadió también que aconsejarán a los responsables municipales que coloquen los aparatos en lugares abiertos y accesibles. “Todos los esfuerzos merecen la pena cuando se trata de salvar vidas”.

Los desfibriladores se entregaron en el Salón de Escudos de la Institución provincial de manos de la presidenta de Diputación y del presidente de la Sociedad Extremeña de Cardiología, José Javier Gómez Barrado.

stein

Los alcaldes y alcaldesas decidirán el lugar más adecuado para su instalación, ya sean las dependencias municipales, centros de salud u otros recintos. 12 municipios han preferido optar por la modalidad de desfibriladores móviles, para poder instalarlo en los coches de la policía local.

La acción se enmarca dentro del Plan Estratégico de Subvenciones de la Diputación Provincial de Cáceres y está dotada con un presupuesto de 250.000 euros. Además del desfibrilador también se ofrecerá formación en el uso de los aparatos a un total de 554 personas, aunque la Diputación ya ha comenzado a iniciar en la capacitación del uso de los desfibriladores en las Mancomunidades. Además, en esta formación, se irá de la mano de la Sociedad Extremeña de Cardiología.

El presidente de la Sociedad Extremeña de Cardiología, Gómez Barrado, ha agradecido la iniciativa a la Diputación en nombre de los futuros pacientes porque “es importantísima ya que la muerte súbita y la parada cardíaca es uno de los grandes retos que tiene la cardiología moderna”

En este sentido Gómez Barrado ha informado que en España hay cerca de 30 mil casos de parada cardíaca al año, “una cifra muy elevada y con una gran connotación social y mediática” y ha puesto como ejemplo la alarma que produce, sobre todo en los pueblos por la cercanía, la muerte súbita de un niño o un deportista.

“Es muy importante que todos los pueblos de Extremadura tengan un desfibrilador y que, además, contemos con personas formadas, -toda la población debería estar formada en técnicas de reanimación y de uso del desfibrilador y en esto nos empeñaremos en los próximos años”.

Finalmente ha señalado que “si uno de estos defibriladores salvara una vida ya está justificada toda la inversión que ha hecho la Diputación”.