Durante muchas generaciones, una visión paternalista del bienestar de los niños y de las niñas permitió a las autoridades decidir lo que era mejor en interés del menor sin importarle sus opiniones y sin reconocerles sus derechos.

La Convención de Derechos del Niño es un Tratado de las Naciones Unidas de 1989. En él se establecen las obligaciones de los Estados para respetar y garantizar los derechos de los niños y las niñas. En el año 2014, 194 Estados habían ratificado esta Convención haciéndola el instrumento de Derechos Humanos más ampliamente aceptado en el derecho internacional.

La Convención de Derechos del Niño se basa en el reconocimiento del niño y de la niña como titulares de derechos. Esto incluye los derechos a satisfacer sus necesidades sociales y culturales básicas, es decir, a una vida sana, incluyendo el bienestar sicológico y el desarrollo de sus capacidades. También incluye el derecho a la integridad física y síquica, a la salud, a la educación y a jugar, entre otros.




 

La Bamba banner genérico 2018