El influencer moralo afincado en Talavera de la Reina, David Gibello, ha llegado hace unos días al MILLON de personas en alcance de publicación durante una semana, en su página de Facebook “La Cocina de Gibello” que cuenta con casi 200.000 seguidores.

Hace algunos años llegaron los influencers y nos demostraron que no solo la televisión lograba juntar a millones de personas frente a una pantalla ya que ellos eran capaces de impactar a los usuarios por medio de videos, blogs o redes sociales mediante una única herramienta, la de narrar su acontecer diario.

Hoy en día existen incontables personas que han explorado este campo en sus múltiples vertientes, lo que hace que las marcas tengan un sin fin de opciones para contratar.

A David Gibello se le identifica porque cuenta con una originalidad innata, entrega a su público contenido inédito y porque disfruta con las experiencias que le ofrece la vida.

Con el paso del tiempo los influencers han ido migrando a diferentes plataformas, pues saben que en el mundo de internet la información cuanto más rápido corra mejor y no olvidan que el medio es el mensaje.

David Gibello ha sido fiel a sus principios. Se puede comprobar en sus redes sociales que es un influencer diferente, respondiendo a todos sus seguidores y siendo una persona cercana. Cada vez que le dan la oportunidad demuestra su valía en la cocina haciendo showcooking o eventos privados, siendo tal y como es él.

Las empresas dedican cada vez más presupuesto para que sean personas con una comunidad de seguidores activos en las redes sociales las que recomienden sus productos y servicios, en lugar de hacer publicidad directamente. Los falsos influencers también abundan y tratan de sacar provecho de esta nueva fórmula de promoción.

Cuando David, hace cinco años, abrió su blog LA COCINA DE GIBELLO no había oído nunca la palabra influencer. “Yo empecé haciendo algo que me gustaba y que me costaba dinero, porque cuando iba a los eventos me pagaba los gastos de mi bolsillo pero no lo veía como una inversión. Intuía que esto podría tener futuro, aunque lo sigo haciendo porque me gusta ya que realmente lo que publican que ganan los influencers no se adapta a la realidad actual”.