La Junta de Extremadura y las diputaciones provinciales de Cáceres y Badajoz han entregado este viernes a Cruz Roja Extremadura seis ambulancias de soporte vital básico y una UCI móvil financiadas por las tres instituciones, y cuyo coste asciende a 1,5 millones de euros.

Las siete ambulancias son fruto de un convenio suscrito por las tres administraciones y Cruz Roja en 2017 para renovar 25 ambulancias que se acercaban a su período de obsolescencia, que es de 10 años.

En el acto de entrega de estos vehículos sanitarios han estado presentes, el vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, el director gerente del SES, Ceciliano Franco, y el presidente regional de Cruz roja, Jesús Palo.

Con estas siete ambulancias ya son 21 las entregadas a Cruz Roja, de las 25 previstas en el convenio, y que se distribuyen entre las asambleas locales de Cruz Roja Extremadura según las necesidades y la obsolescencia de sus vehículos.

En declaraciones a los medios de comunicación, el consejero ha destacado la labor de Cruz Roja Extremadura en las emergencias y urgencias, así como en el transporte de enfermos, complementando así al sistema sanitario público. Por tanto, ha dicho, los ciudadanos deben saber que es de justicia que su dinero se invierta con estos fines.