El consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, ha presentado en Mérida la Campaña de la Gripe 2018-2019 que comenzará el próximo lunes 22 y finalizará el 7 de diciembre. La Junta de Extremadura ha invertido casi 850.000 euros en la compra de 219.500 dosis.

Vergeles, ha estado acompañado por el director gerente del Servicio Extremeño de Salud (SES), Ceciliano Franco, y la directora general de Salud Pública, Pilar Guijarro y ha insistido en la necesidad de la vacunación como medida preventiva importante y asegurado que “la vacunación contra la gripe no provoca reacciones adversas en cuantía suficiente como para desaconsejarla”.

La campaña va dirigida a los mayores de 60 años y también a los menores de esa edad con alto riesgo de padecer gripe más grave por sufrir enfermedades crónicas como las cardiovasculares; neurológicas o pulmonares; enfermedades metabólicas como la Diabetes Mellitus; obesidad mórbida; insuficiencia renal y alteraciones de la sangre como puede ser la anemia.

También son consideradas de riesgo, las personas con ausencia de uno de los órganos que influyen en la defensa del organismo como es el bazo; con enfermedades hepáticas crónicas; los que tienen bajas las defensas o las que toman tratamientos para disminuirlas; los enfermos de cáncer; con implantes cocleares; con alteraciones cognitivas; aquellos con tratamiento con aspirina de larga duración y las embarazadas. Se recomienda la vacunación para aquellas personas que trabajan en centros sanitarios; centros residenciales de mayores: estudiantes que realizan sus prácticas en hospitales o residencias de mayores a las familias que conviven con personas que pueden padecer gripe grave y a los profesionales de los servicios esenciales como bomberos, policías, etc.

 gripe

En la campaña anterior se registraron en Extremadura 6.447 casos de pacientes que tenían gripe con una tasa de 596 por 100.000 habitantes, “una tasa baja con respecto a temporadas anteriores”.

El consejero ha explicado que la gripe es una infección vírica que en la mayoría de las ocasiones cursa de manera asintomática pero que en los casos en los que aparecen síntomas estos suelen ser dolores musculares, de cabeza, síntomas respiratorios y fiebre en la mayoría de las ocasiones.

El mayor riesgo de padecer gripe se da a partir de mediados de noviembre y por ello es conveniente vacunarse entre 10 y 15 día de antelación porque ese el tiempo que necesitan los humanos desde que se vacunan hasta que generan las defensas para luchar contra el virus.

Es recomendable, para quienes estén interesados, consultar con su correspondiente enfermero o enfermera, y seguir sus indicaciones.