Nueve municipios extremeños, entre los que se encuentran Berrocalejo y Guadalupe, se han adherido a un proyecto piloto de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP) para dar compañía a domicilio a personas mayores que viven solas.

El vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, ha asistido al acto donde se ha firmado el convenio denominado “Contigo en Casa. Acompañamiento a la soledad”, suscrito entre la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP) y nueve ayuntamientos de la Comunidad Autónoma.

Por la UDP ha firmado el convenio su presidenta nacional, Francisca Tricio, mientras que por los ayuntamientos que se han adherido al convenio, han firmado los alcaldes de Berrocalejo, Ángel Pedro Martínez; Casar de Cáceres, Rafael Pacheco; Casas de Castañar, María Asunción Calle; Guadalupe, Felipe Sánchez; Higuera de Vargas, José Torvisco; Puebla de la Calzada, Juan María Delfa; Villanueva del Fresno, Ramón Díaz Farias, y Zarza Capilla, Rubén Muñoz. Por el ayuntamiento de Guareña firmó el documento Marina Agraz, concejala de Sanidad y Bienestar Social.

Acompañado por el director gerente del SEPAD, José Vicente Granado, y la directora general de Servicios Sociales, Infancia y Familia, Carmen Núñez, José María Vergeles dio la bienvenida a los asistentes, entre quienes se encontraba la exministra Matilde Fernández.

El proyecto “Contigo en Casa. Acompañamiento a la soledad” pretende la creación, en los municipios firmantes del convenio, de una red de apoyo a la soledad de las personas mayores, con el doble enfoque de acompañamiento y de prestación de servicios de teleasistencia avanzada para facilitar la permanencia del mayor en su entorno con garantías de bienestar.

El ayuntamiento, que dispone y gestiona de manera directa los servicios de ayuda a domicilio, incorporará nuevas prestaciones vinculadas con la cartera de servicios de la Ley de Dependencia, con el compromiso de avanzar hacia la creación de una comunidad amigable con las personas mayores.

Gestionado y coordinado por la UDP, las actuaciones contempladas en el proyecto piloto consisten en la prestación de un servicio de teleasistencia avanzada mediante el uso de dispositivos móviles que permiten el establecimiento de contacto continuo, secuencial y periódico, de respuesta ante situaciones de demanda de apoyo y acompañamiento como respuesta a un proceso de soledad no elegida, fortaleciendo la presencia de la persona mayor en el hogar y retrasando el abandono del entorno vital, siempre con las máximas garantías de bienestar.

Vergeles afirmó que “en Extremadura se dan las condiciones idóneas para adoptar el programa que combata la soledad no elegida”. Además, proyectos como este contribuyen a generar empleo rural para el cuidado de la personas mayores, como sucede en Pescueza, pueblo pionero en este aspecto junto con San Pedro de Mérida.

También recordó que cuando a la hora de hacer la declaración de la renta se marca la equis social, es para la inversión en propuestas de este tipo, porque el proyecto de la UDP se financia con cargo al 0,7 por ciento del IRPF que desde hace unos años gestiona la Comunidad Autónoma de Extremadura.

La presidenta nacional de UDP, Francisca Tricio, tuvo palabras de agradecimiento para los directivos de la Consejería, de los que dijo que “aquí se puede y se tiene agenda” para este proyecto, y también para las trabajadoras sociales de los municipios donde se implanta este proyecto.