Revisar la integración de la plataforma del AVE a su paso por el casco urbano de Navalmoral, así se dice en la documentación y así lo dijo el Ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, el pasado 13 de julio en Talavera.

Entendemos por estas manifestaciones y la algazara senatorial que nuestra ciudad, realmente, contará con una línea ferroviaria de alta velocidad.

En cualquier caso, estas declaraciones son el resultado de un ímprobo trabajo que comenzó con el estudio del anterior proyecto y la posterior redacción de una propuesta de alcaldía solicitando su modificación; continuó con la aprobación en pleno de la proposición de la alcaldesa de Navalmoral, con el voto favorable de todos los partidos excepto de IU y Cs; prosiguió con la recepción a Raquel Medina en el despacho de la presidencia de ADIF y finalizó con el responsable de la cartera de fomento vertiendo estas declaraciones en la ciudad de la cerámica.

Navalmoral se merecía este compromiso. Navalmoral se merece una red ferroviaria que sirva y actúe como plataforma logística en el centro neurálgico del corredor que une a Extremadura con Madrid y el Puerto de Sines y, sobre todo, su ciudadanía no se merece ser partida en dos.